domingo, 12 de junio de 2022

Barranco Os Lucas. Orós Bajo. Biescas. Huesca.

 El domingo necesitábamos un barranco corto para que no se nos hiciera demasiado tarde ya que unos nos teníamos que volver a València, otros a Madrid y alguno incluso a Murcia!

Así, que el elegido fue el de Os Lucas.

Después de aparcar en la zona habilitada y equiparnos ya nos dimos cuenta de que era un barranco bastante popular, bastantes coches y varios pequeños grupos con gente inexperta con guía.

Nuestro grupo era (lo reconozco) demasiado numeroso, pero aún así tuvimos que estar esperando a otro pequeño grupo que iba por delante con menos experiencia.

El barranco es una chulada, cortito, pero intenso, muy intenso, varios rápeles encadenados, con varios saltos y un tobogán que impresiona. El tobogán es evitable (o repetible según se mire si previamente dejamos una cuerda para ayudarnos a ascender), teniendo la opción de rapelar o saltar. Si se opta por el tobogán, hay que tumbarse, proteger los brazos y lanzarse.... impresiona por su verticalidad, pero no tiene ningún problema.

Varias de las cabeceras de los rápeles están duplicadas, por lo que las instalamos para descender en paralelo y no perder tiempo y agilizar el descenso lo más posible.

Fuimos bajando disfrutando del entorno y de la diversión, hasta que en el penúltimo rápel, uno de mis compañeros bajó bastante rápido soltándose al final del rápel con tal mala suerte que golpeó con la pierna en una piedra que había en la poza, resultado: Una fractura!!!!!

Planteamos el rescate, pero él insistió en descender el rápel que quedaba y llevarlo al hospital, así que tras instalarlo a toda prisa antes de que se le "enfriara" el tobillo, y sujetárselo con un coordino para no llevar el pie colgando, descendió de espaldas hasta la poza. De ahí, poco a poco y turnándonos lo llevamos a caballito hasta el coche y de ahí al hospital. Informe médico: triple fractura de tibia y peroné. Con intervención quirúrgica. Uf!

Cuando escribo estas líneas alucino del valor y entereza para descender el último rápel con el tobillo en ese estado, no quiero ni pensar en el dolor (aunque no lo apoyara).

Un barranco que nos dejó un sabor agridulce por el trágico accidente.

Desde aquí, deseamos una pronta recuperación de nuestro compañero y mucho ánimo. Que mala suerte.

Un grupo "demasiado" numeroso

  


El primer rápel es saltable para los más atrevidos
 
El segundo rápel o salto o tobogán...

Rapelando

Descendiendo el tobogán 
El penúltimo rápel, se pueden instalar 2 cabeceras


Al final de este rápel es donde se produjo el accidente
 
 
 
Último rápel y final del barranco