lunes, 2 de enero de 2017

Ferrata Gaucín, Castillo del Águila. Málaga.

Siguiendo con nuestras vacaciones por Málaga, nos acercamos al pueblo de Gaucín para hacer esta ferrata de la que nos habían hablado muy bien.

Para llegar, podemos dejar el coche al lado del cementerio y caminar por el camino que sube al castillo. Poco antes de llegar un panel indicativo nos muestra el camino, así como información técnica de la ferrata.

Lo primero que puedo decir es que es una ferrata atípica, en vez de subir vamos bajando y desplazándonos horizontalmente.

Al principio no parece muy vertical, pero pronto empezamos con un desplazamiento horizontal muy "interesante". Un pequeño puente nos servirá de aviso del que viene después. Continuando con el desplazamiento llegamos al segundo puente, un puente nepalí de 20 metros, muy aéreo,  que se mueve bastante y que impresiona. Una vez superado el puente y cuando pensamos que "lo peor" ha pasado llegamos al punto más impresionante de la ferrata: colgados a bastantes metros tenemos que acceder y montar la tirolina, y menuda tirolina!!! No es muy larga sólo 30 metros (aunque parece más), pero muy, muy aérea. Además, la instalación hay que hacerla "colgado", es decir no hay sitio para realizar la instalación cómodamente. Pero lo peor es que una vez hemos colocado la polea, y nos colgamos a ella, debemos darnos impulso con los pies desde la pared hacia el vacío, en fin, ¡un acto de fe! Impresiona y mucho, sobretodo la primera vez y yendo de "primero", es de estas ocasiones en las que piensas "Quién me mandaría meterme aquí?"

Algunos detalles interesantes, hay anillas para montar un rápel por si hay algún problema o alguien prefiere saltarse la tirolina, aunque no vi muy claro el camino de retorno si se rapela. Creo que no hay forma de "saltarse" la tirolina y seguir con la ferrata, por lo que hay que prever una cuerda para recuperar la polea (si sois más de uno). Nosotros utilizamos una polea tándem de Peltz y no llegamos hasta el final, aunque los últimos metros braceando se hacen muy cómodos.

Una vez superada la tirolina, llegamos a otro puente, este tibetano más estable que el anterior. Después de lo que hemos superado, éste es "pan comido". Sólo un detalle, la línea de vida está muy alta, por lo que prever una daisy o una cinta para alargar el disipador si no sois muy altos.

Una vez superado el puente, prácticamente habremos terminado. Unos metros de ascensión muy fáciles y volveremos a salir al camino que subía al castillo.

Como decía, una ferrata que me ha gustado mucho y que diría que difícil, sobretodo por la tirolina y por lo atípica que es. Muy recomendable. Si se nos ha quedado corta (a nosotros nos costó unas 2 horas y media) la podemos combinar con la cercana ferrata de la Sierra del Hacho, que por falta de tiempo no pudimos hacer. Queda pendiente para cuando volvamos...

Los primeros tramos son en descenso
Un paso "divertido"


El primer puente

El segundo puente
Superado el puente
Preparando para lanzarse por la tirolina

Nos tocó bracear los últimos metros
El tercer puente

Unos metros más y ya hemos terminado.













domingo, 1 de enero de 2017

Ferrata Montejaque. Málaga.

Aprovechando que íbamos a pasar el fin de Año por la zona de Málaga, nos acercamos a realizar esta ferrata.

Para acceder, lo más sencillo es aparcar delante del cementerio de Montejaque, desde aquí seguimos la carretera de subida a la ermita y nos desviamos por una senda que sale a mano derecha en la primera curva. Podéis seguir este track. Mucha atención durante la senda de acceso a la ferrata, ya que si no descendéis hasta abajo del todo empezareis la ferrata a mitad del primer tramo (como nos pasó a nosotros) perdiéndoos unos cuantos metros de ascenso. El primer tramos es totalmente vertical y de una longitud de 90 metros. Tiene un pequeño desplome que nos obliga a tirar de brazos pero que se supera sin dificultad.

La parte más interesante de la ferrata es la larga (70m) y aérea tirolina. La tirolina es opcional, pudiendo llegar al 2º tramo de la ferrata bordeándola. Para la tirolina recomendamos una polea speed, ya que la nuestra no lo era y nos quedábamos a unos cuantos metros del final por lo que nos tocaba ir braceando por el cable. Si no tenéis una cuerda lo suficientemente larga para recuperar la polea, siempre existe la posibilidad de hacer a pie el recorrido de la tirolina para recuperarla.

Una vez superada la tirolina, nos queda el segundo tramos de la ferrata (también opcional). Al igual que el primero es de 90m, el cual tiene un desplome corto pero bastante acusado y más complicado que el anterior. Aún así, debido a su corta longitud se puede superar sin grandes complicaciones, eso sí, si alguno no tiene demasiada fuerza de brazos lo puede pasar algo mal...

Una vez llegamos arriba del todo, unos hitos nos indican el camino a seguir. Nos encontraremos con una escalera metálica que nos permite superar una valla que da acceso a un campo. Éste lo tendremos que bordear por su parte izquierda hasta llegar a una ermita. A partir de aquí seguimos la carretera hasta el punto de partida.

A un grupo de 3 personas nos llevó aproximadamente 2 horas y media en total (acceso, ferrata y retorno).



Preparando la tirolina

La tirolina



Preciosas vistas

Superando la valla







sábado, 3 de diciembre de 2016

Travesía Buena-Bortal. Bizkaia.

Hay salidas a las que dedicas mucho tiempo a organizarlas y hay otras en las que no dedicas nada, de hecho hasta la noche de antes de la salida aún no sabía ni donde íbamos, ni qué íbamos a hacer. Lo único claro es que salíamos a hacer algo con compañeros de GIM.

Al final la decisión fue subir hacia Bizkaia para hacer la travesía de Buena-Bortal.  Allí habían quedado con un compañero del Club de Galdames que se conocía la travesía a la perfección. Al final nos juntamos 8 en total.

No voy a realizar un descripción de la travesía, ya que hay otras páginas o blogs que han hecho un magnífico trabajo, simplemente voy a dar ciertos datos que creo que pueden ser de mucha utilidad para realizar esta magnífica travesía.

Toda la travesía está indicada con catadióptricos por lo que es difícil perderse.
La entrada desde La Buena hasta el agujero del paso de La Bocina no es nada fría, con forro polar y el mono de cordura pasmos incluso algo de calor.
Una vez superado el paso de La Bocina, la travesía cambia radicalmente, de salas amplias a un estrecho meandro.
Un vez descendemos el pozo que nos lleva al agua, podemos seguir un tramo más sin mojarnos hasta que ya nos tenemos que meter en el agua sí o sí, en este punto es donde nos tenemos que equipar con el neopreno.
El agua no está demasiado fría, se aguanta muy bien, y aunque no te llegas a mojar totalmente recomiendo neopreno completo. He leído por ahí que hay gente que la ha hecho sólo con el peto, y no lo dudo, pero durante las paradas (sobretodo para descender el último rápel) sí que se nota el frío. Además del neopreno, por supuesto son necesarios escarpines y guantes de neopreno.
El trayecto por el río subterráneo es impresionante, con pasos preciosos llenos de estalactitas. Hay algún rápel y bastantes destrepes hasta que llegamos al impresionante último pozo de 90m. Hasta este punto íbamos muy bien de tiempo, pero el descenso de los 8 componentes nos llevó unas 2 horas. Para descenderlo son necesarias como mínimo dos cuerdas de 50m. Nosotros como éramos muchos, el primero fue instalando todo el pozo en fijo y el último se encargó de desinstalar.

Por último una vez descendido, aún queda el recorrido por la mina que también está balizado. Hay que hacer un par de ascensos, no muy largos pero que nos obligan a utilizar el material de ascenso. Al final, tras 8 horas todos fuera!

Una travesía que disfruté un montón, la parte del río subterráneo es increíble, por no decir el impresionante pozo de 90m con la cascada, lástima que debido al tamaño de la sala y a la humedad no salió ninguna foto en condiciones.

No es una travesía difícil, pero tampoco es ningún paseo, hay que tener muy claro donde nos metemos.



Comiendo y equpándonos antes de entrar

El acceso por La Buena

La primera parte es amplia y bastante seca









Un pequeño descanso

Descendiendo hacia La Bocina

Atravesando La Bocina

Descendiendo al río

Una pequeña parada















En un fraccionamiento del pozo de 90m

La salida por Bortal