lunes, 14 de agosto de 2017

Ferrata Mondragó. La Vall D'Uixò

Per a aprofitar el dia, després de haver fet la veïan via de La Cantera en Vilavella, ens acostarem Lolo, Paco, Oscar, Mª José, Raquel i Toni, a la població de la Vall d'Uixó per a fer aquesta via ferrata.

Ja feia més de 3 anys que haviem fet aquesta ferrata (ací teniu l'enllaç) i algunes coses han canviat des d'aleshores. 

La més important és que ja no està la tirolina. Vaig llegir que s'havia produït algún accident... una llàstima perque era una de les coses més interessants de la via. No se si la decisió ha sigut eliminar-la pels accidents o per un problema de manteniment. Si es per seguritat no estic gens d'acord, ja que cadascú és responsable de l'us que fa de les insta.lacions.

Un altra de les coses que també han canviat és que hi ha un escaló que està solt i cencessita reparació i uns del cables del pont tibetà també s'ha soltat i necessita una reparació.

Per últim, s'ha acabat un curt però interressant pont nepalí.

Perfecta activitat per a combinar amb la veïna ferrata de la Cantera.














Ferrata La Cantera. La Vilavella.

No fa molt que sabiem que s'havia inaugurat aquesta via ferrada, així que haviem d'anar a vore com era abans de que algú  ens ho contara...

Per a arrivar hem d'anar directament al poliesportiu del La Vilavella, ja la entrada és fa per dins del poliesportiu. Una porta per la part de d'arrere ens du a linici de la via.

La via (com el se propi nom indica), s'ha contruït aprofitat una antiga canera. Encara que no molt llarga, si que han aprofitat al màxim les possibilitats de la paret.

La via està formada per 6 trams, el primer simplement d'aproximació, el segón i el tercer són els més verticals i ens permeten guanyar altura, per a accedir al quart tram hem de superar un curt però aeri pont tibetà. El quart és un tram totalment horitzontal amb una pasare.la de fusta, que ens porta al curt i també vertical tram 5. Una vegada acabat aquest tram nomes ens queden uns metres de pujada amb uns enscalons que ens porta al final de la via.

Nosaltres tornàrem a descendir fins al tram 5 fins a arribar al ràpel (opcional) per a baixar rapelant. Encara que en la explicació de la via diu de no baixar, en el nostre cas estàvem a soles, per la qual cosa no anàvem a molestar a ningú.

El ràpel està perfectament instal.lat amb un troc que evita qualsevol fregament de la roca. Un ràpel bonic i en volat de 24m que ens porta al peu de la via ferrada.

Una via prou senzilla i curta que no dóna pera molt més... una llàstima. En qualsevol cas, enhorabona als constructors i a l'ajuntament per l'esforç. Les instal.lacions són de molt bona qualitat. Una bona opció per a una activitat matutina. Si començem prompte es pot combinar amb la propera via ferrada de la Vall d'uixò.


La topografia

La descripció

Equipant-nos



Una de ls parts més verticals, fins i tot amb un xicotet desplome

El curt pont tibetà

La pasarel.la camí del 5 tram

Descendint el ràpel de retorn

Vistes espectaculars de la població

sábado, 15 de julio de 2017

Barranco Arroyo de Cortes. Cortes de Pallás.

Para superar los calores del verano, Paco había propuesto hacer esta refrescante actividad, así que hacia Cortes de Pallás nos fuimos Raquel, Lolo, Paco y Toni.

Siempre sorprende la belleza de la zona de Cortes. Para llegar al inicio del barranco tenemos que ira a al área recreativa de la Fuente Corbinet donde dejamos el coche. Aquí podemos ver el último rápel. Sólo nos queda remontar el barranco por la izquierda y seguir el camino hasta el primer rápel. Aquí tenéis un track.

La idea inicial era combinarlo con el barranco del Toll, ya que para llegar a este barranco tenemos que remontar primero el barranco del Arroyo y luego seguir por la misma senda... Al final fue mala idea, una fuerte subida a pleno sol, a las 2 de la tarde y en el mes de julio no es lo que digamos una actividad "refrescante", así que decidimos volver sobre nuestros pasos y meternos por fin en el Arroyo y en sus refrescantes aguas.

El barranco consta de unos 5 rápeles, siendo el primero de 23m y el último, el más largo, de 25m, el resto son bastante más cortos, además tiene algún que otro salto. Un barranco no demasiado complicado, perfectamente instalado y refrescante para descender en verano.

Una vez terminada la actividad, nos acercamos al pueblo de Cortes para disfrutar de unas cervezas bien frescas junto a un impresionante bocata (nos lo habíamos ganado)

El primer rápel, parte en volado.

Otro rápel

Bello paraje

Salto divertido

El tercer rápel
En el último rápel

Parece Pirineos

Los 4 componentes. El último rápel al fondo.

domingo, 25 de junio de 2017

Ferrata Estrechos de la Hoz. Formiche Alto. Teruel. (1er estrecho)

Hay veces que nos llevamos gratas sorpresas y esta vía ferrata fue una de ellas. Aprovechando el fin de semana que pasamos en Formiche Alto, Raquel y yo nos "escapamos" a hacer el primer tramo de esta ferrata (el día anterior ya habíamos hecho los otros 2).

Como he dicho, no esperábamos demasiado de este último tramo, un poco más de lo mismo, pero la verdad es que nos sorprendió y mucho.

Aunque es similar a los 2 tramos anteriores, este tramo aumenta en dificultad: algún desplome, mayor altura, un tramo vertical de unos cuantos metros y un puente de madera que aunque no es difícil impresiona por su altura. Podríamos catalogar este tramo como K3.

Para hacer sólo este tramo, nosotros dejamos el coche en e parking del cortafuegos donde indica este track, luego seguimos por el cortafuegos hasta que sale un barranco a la izquierda y que seguimos (muy poca gente ha bajado por aquí), este barranco nos lleva justo al inicio del primer tramo.

La ferrata termina al llegar a un puente de madera. Este puente da acceso a la Ferrata Jurásica que no hicimos, y aunque no la vayamos a hacer sí que vale la pena cruzar el puente simplemente por placer. Una vez cruzado otra vez de vuelta, basta seguir las indicaciones que nos llevan de vuelta al cortafuegos y al coche. Si 

En fin, un tramo que bien vale la pena. 






Un pequeño desplome

Un buen tramo vertical

Precioso e impresionante puente



sábado, 24 de junio de 2017

Ferrata Estrechos de la Hoz (Estrets 3 i 2). Formiche Alto. Teruel.

Per segona vegada anem a fer aquesta senzilla via ferrata (Ací teniu l'anterior entrada). Aquesta vegada fem de guies per a un grup de companys de classe de les meues filles (9 anys). Per a la gran majoria dels xiquets és la primera vegada que fan una via ferrata i fins i tot que és posen un arnés.

La idea inicial era fer només el tercer estret i tornar pel camí de nou fins al cotxe, però al acavar el tram els xiquets s'ho han passat taaaaant bé que volen continuar, així que pesat i fet, anem a pel segon estret. Durant aquest tram visitem les 2 xicotetes coves i arribem al final sense cap problema, la dificultat és similar al tercer tram. Al final d'aquest tram visitem la Sabina Pinera i com encara hi ha ganes de més, continuem fins a l'inici del primer estret. A aquesta part de la via hem de superar un pont tibetà i també és molt senzill, això sí, un poc més aeri que tot el que hem fet fins ara. Abans de començar el primer tram nosaltres optarem per tornar, ja que a partir d'aquest punt ve la part més aèria i complicada de la via (k3?).

Per tornar, nosaltres agafàrem les cadenes que ens porten a un mirador que després baixa de nou a la via ferata. Després d'unes quantes hores per fi aribem al cotxes.

Un dia inolvidable per als xiquets (i els majors) del qual gaudirem molt. Una via ferrata d'iniciació apta per a tots els públics (els 2 primers trams) en un entorn magnífic (llàstima que l'aigua baixara molt tèrbola a causa de les últimes tempestes)

Per cert, tot el material necessari per a fer la via ferrata es pot llogar a Casa Fausto.

Tots els intrèpids aventurers

Començant la via





La Sabina Pinera

El pont al primer tram


La part més aèra de la via ferrata

Iniciant el camí de tornada

sábado, 10 de junio de 2017

Aneto, Pirineos

Aprovechando que aún queda bastante nieve, nos fuimos Oscar, Toni y Carlos al Aneto. Como es un pico hiperconcurrido, diseñamos una ruta intentando alejarnos lo más posible de las multitudes. La idea era subir desde Aigualluts pasando por el ibón del Salterillo, y bajar por el collado de Coronas para posteriormente girar al noroeste cruzando el collado de Cregüeña y su ibón, acabando en la carretera que une Benasque con los Llanos del Hospital. Aquí tenéis el mapa con la ruta marcada (aproximada):



Salimos el viernes de Valencia a media mañana. Como curiosidad, recogimos en Soneja a un autostopista al que llevamos hasta Zaragoza. Comimos por el camino y llegamos al parking a eso de las 18:00. Como aún no era julio, la barrera estaba abierta y pudimos llegar hasta aquí en coche sin necesidad de coger autobús. Ya andando, pasamos de largo el desvío a la Renclusa, y visitamos el forat y la cascada dels Aigualluts, que son muy bonitos e impresionantes, había agua a tope:

Forat dels Aigualluts


Seguimos recto buscando las pasarelas que hay al final del valle y así no tener que descalzarnos para cruzar los múltiples torrentes de agua, y volvimos por la otra vertiente sobre nuestros pasos para coger la senda de subida hacia el ibón del Salterillo.



La senda no tiene pérdida al principio, porque en un primer tramo coincide con una senda que va a la Renclusa, pero llega un punto en el que hay que dejar la senda principal y girar a la izquierda, y a partir de ese punto la senda se vuelve más sutil, siendo recomendable consultar un mapa o el gps.

Pla dels Aigualluts conforme vamos subiendo

Empezamos a pisar nieve



Por suerte llegamos aproximadamente a las 21:00, antes de que oscureciera, ya que los alrededores del ibón están salpicados de piedras y, cuando fuimos nosotros, con bastante barro, por lo que no nos fue fácil encontrar un sitio blando donde dormir. El ibón no es de los más bonitos del Pirineo, pero las vistas al Aneto, zona de Mulleres y Francia son de escándalo, y era un buen punto de partida para el día siguiente. La soledad aquí era absoluta, a excepción de una tienda de la que no vimos salir ni entrar a nadie.

Rodeados de piedras, no hay muchos huecos donde elegir

Aneto desde el ibón del Salterillo


A la mañana siguiente (sábado) nos levantamos pronto, a eso de las 5:30, justo al amanecer. Había hecho frío porque estábamos a unos 2.400 m, y teníamos el ibón medio congelado justo al lado, por lo que como no llevábamos tienda se nos mojaron por fuera los sacos un poco con el rocío. Nos pusimos por comodidad los crampones ya desde el principio, aunque la nieve no estaba especialmente dura, y empezamos la larga pero cómoda subida, buscando enlazar con la ruta normal a la altura del collado de Coronas. El día era magnífico y las vistas increíbles.

La subida es continua pero tendida, el Aneto espera al fondo


Picos de Coronas y del Medio al fondo. A lo lejos, el Posets


Cuando nos faltaba poco para llegar a la ruta principal, empezamos a ver más gente llegando desde la Renclusa, pero cuando llegamos al paso de Mahoma aún estábamos relativamente solos. Sin esperar más, lo cruzamos. El paso en cuestión no tiene dificultad, pero puede imponer a personas con miedo a las alturas. Probablemente lo que más impresiona es una losa horizontal casi al principio por la que hay que pasar andando, o a gatas.

Paso de Mahoma, a estas horas no hay casi nadie


Las vistas desde la cima son impresionantes, ¡por algo estamos en el techo del Pirineo! Son las 9:45. Hacemos un montón de fotos y estamos más de media hora deleitándonos con lo que nos rodea.


Vallibierna al fondo, desde el Aneto


Al volver a cruzar el paso de Mahoma, vemos que ha llegado el grueso de gente de la Renclusa, y es un lío al tener que dejarnos pasar los unos a los otros, ir algunos grupos encordados, aunque por suerte hay varios sitios de la cresta donde caben varias personas y es fácil esperar.

Paso de Mahoma petado ¿El último, por favor?


Una vez de nuevo en la antecima, almorzamos y rápidamente bajamos hacia el collado de Coronas, pasando por el ibonet, que estaba totalmente tapado por la nieve. Destrepamos el collado sin quitarnos los crampones, y seguimos descendiendo hacia el ibón medio de Coronas, viendo de paso cómo subía al Aneto algún valiente por el corredor de Estasen, que para nuestro nivel es "demasiao".

Bajada desde el collado de Coronas, ibón medio y a la derecha el Aragüells


Una vez en el ibón (congelado), nos dimos cuenta que tendríamos que haber llenado agua antes. El día de repente era muy caluroso y el sol achicharraba. Paradójicamente, como ocurre también en salidas invernales, estábamos rodeados de nieve, y sin agua que beber. Paramos a comer, y justo en ese momento empezó a cubrirse el cielo de nubes, dando una sombra que en aquellos momentos no tenía precio. Una vez acabada la comida, comenzamos a andar hacia el collado de Cregüeña. La subida por este lado no tiene dificultad alguna, y aprovechamos para llenar las botellas en un hilillo de agua que caía entre las rocas. Una vez llegamos al collado, disfrutamos del espectáculo que nos deparaba el ibón de Cregüeña, el segundo más grande de Pirineos (también congelado), y decidimos subir al pico Aragüells, aunque yo personalmente sin muchas ganas... Son sólo 100 metros de desnivel, pero bastante empinados, en aquel momento sin nieve, y una vez arriba constatamos que las vistas eran más o menos las mismas que desde el collado. Se veía a lo lejos el Vallibierna, que lo tenemos pendiente, y mucho más cerca, el Maldito, Abadías, Bondidier, etc. En fin, otro tresmil tachado de la lista. Estaba tan cerca, que era casi un sacrilegio no subir.

Ibón medio de Coronas

Vallibierna desde el Aragüells, soledad absoluta

Ibón de Cregüeña desde el collado


Empezamos a bajar hacia el ibón. Teníamos dudas sobre la dificultad de esta parte de la ruta, y en verdad fue la única con cierto suspense. La bajada es en junio una gran pala nevada con bastante inclinación, salpicada de rocas, especialmente en su parte inferior, con lo cual un posible resbalón puede acabar con una caída final de varios metros de roca pura y dura. Mejor no probarlo. En esta ocasión la nieve estaba ya blanda (cuidado porque de buena mañana puede estar muy dura, al ser orientación oeste), y sólo hubo que autodetenerse una vez, y no llegó ni a ser "sustillo". Como consejo, es mejor bajar poco al principio para mantenerse lejos de las zonas rocosas inferiores, que son las que dan yuyu, y bajar más luego cuando ya no hay rocas y la pendiente se suaviza (ver foto más abajo con la ruta trazada en rojo).

La pala de bajada

El ibón desde la pala de bajada
Ruta aproximada de bajada desde el collado al ibón

Llegamos al ibón aproximadamente a las 16:30. Desde arriba es impresionante, pero desde abajo aún más. Estaba totalmente helado, pero el hielo no era uniforme, sino que había formaciones de varios tipos, y colores variados y superchulos. En fin, una gozada, y nos pareció totalmente injusto que este valle esté tan olvidado, aunque tener poca compañía aumentaba la sensación de aventura y de estar a muchos kilómetros de la civilización. Después de hacer mil fotos, encontramos un vivac en buen estado (había otros, incluso con techo de roca, pero algunos llenos de nieve), y pasamos allí la noche (y parte del día, porque nos dormimos antes de que anocheciera, estábamos bastante cansados después de andar unas 11 horas).

Impresionante el ibón con la cresta de Cregüeña detrás

Nuestro hotel con vistas al ibón, con aire acondicionado incluido


Si la primera noche había sido fría, ésta había sido helada, por algo estábamos a 2.600 m, y con el ibón ejerciendo de congelador... Nos aviamos rápidamente aproximadamente a las 6:15 y procedimos a bordear el lago por su vertiente norte, hasta llegar al desagüe, de donde las vistas hacia la cresta de Cregüeña y el collado son muy chulas. Rodear el ibón con tanta losa de piedra puede parecer difícil, pero no lo es en absoluto, y hay hitos para ayudar.

Amanece en Cregüeña

El ibón de Cregüeña cerca del desagüe, ¡qué estrechito es aquí!

Desagüe del ibón


Llegamos a la parte final de la ruta, la bajada por el valle hasta la carretera. Teníamos miedo porque habíamos leído que es una burrada de desnivel en pocos kilómetros, pero la verdad es que la primera parte estaba nevada, con lo que bajamos en un abrir y cerrar de ojos, y después la senda ya por bosque bajaba gradualmente dando bastantes lazadas. Mientras bajábamos nos alegramos la vista con el Perdiguero al fondo, el bosque y la cantidad de agua y cascadas que había. Este valle es muy bonito, aunque llano desde luego no es. Llegamos finalmente a eso de las 11:00 a la carretera, uno de nosotros hizo autostop, y como somos tan guapos y bien plantados le cogieron enseguida, con lo que al poco tiempo volvió con el coche y llegamos a Valencia antes que el reloj de la torre diera las doce.

Perdiguero

Cascada de agua durante la bajada

Fin de ruta, palanca de Cregüeña


Había sido una salida perfecta, en buena compañía y por sitios preciosos y poco frecuentados (excepto los aledaños del Aneto, que están siempre petados, a menos que se madrugue). Dormir en el Salterillo da algo de ventaja sobre la Renclusa, y permite llegar arriba antes que el tropel de gente que viene del refugio.

¡¡Para repetir!!